martes, 27 de septiembre de 2011

Comenzó el juicio por crimen de la joven Flavia Schiavo

Comenzó el juicio por el brutal crimen de la joven Flavia Schiavohttp://2.bp.blogspot.com/-B2TZxN7nvio/ToEQz6_TphI/AAAAAAAAB8E/VkzfY3BNGxA/s1600/Flavia%2B027.jpg


FUENTE VER AQUÍ☻
:03442.Com

Finalmente comenzó el nuevo juicio oral por el caso Flavia Verónica Schiavo, joven de 21 años que fuera brutalmente asesinada entre el 10 y el 12 de junio de 1999 en Concepción del Uruguay y por cuya causa están imputados Pedro Miguel “Bachi” Scelzi, Julio Figueroa, Oscar “Nene” Ventos, Juan Martínez Villa, Martín Coronel, Alejandro Díaz y Marcela Elizabeth Álvarez.

En esta oportunidad, el nuevo Tribunal está integrado por los vocales Miguel Giorgio, Marcela Badano y Andrés Torres, representando al Ministerio Publico Fiscal, el doctor Dardo Oscar Tortull, que es acompañado por el doctor Pablo Bur, en tanto que la Querella se encuentra integrada por los doctores, Jorge Escalante y Gregorio Garro.

Previo al inicio del debate, una veintena de policías del Grupo Especial y del Comando, trabajó en el control del acceso del público, en su mayoría estudiantes de derecho y numerosos familiares de las partes involucradas en el caso.

La Policía realizó palpado de armas y control con detectores de metales, de manera de garantizar que todo se desarrolle sin sorpresas o sobresaltos.

Se abre la audiencia

Con una hora de retraso, el presidente del Tribunal comenzó dando detalles de lo que va a ser el juicio, comunicando los nombres, día y horario que declararán los diferentes testigos, para luego dar paso a la lectura de las requisitorias de elevación a juicio, las que, con aceptación de las partes, se leyeron en forma resumida, señalando los hechos que se imputan. “Privación ilegítima de la libertad homicidio agravado por el concurso de dos o más personas y la apropiación de la moto. Durante este relato se escuchó como los asesinos dieron muerte a la joven Flavia, a quien le cortaron el cuello, le dispararon en la nuca con un revólver 32 y le aplicaron un mazado sobre el lado izquierdo de la cabeza.

Destacando la querella que a su entender está inserto en este caso el tráfico y comercialización de estupefacientes y se debe investigar además la autoría intelectual del crimen, destacando además la serie de cruces telefónicos que obran en el expediente que serían de importancia para el caso, así como la intervención de al menos dos vehículos que habrían usado los implicados para movilizarse, cuestionando así mismo a actuación policial de ese momento.

Planteos

Luego de esa introducción, se dio lugar a los planteos previos al debate, donde la Fiscalía pidió se haga declarar a la elida Corazza, madre de Flavia y al testigo Hugo Fabián Hernández. En este último caso por razones de que vive muy lejos y era la posibilidad de aprovechar que estaba actualmente en la ciudad. El fiscal destacó que dada su condición de separada de su esposo Luis Schiavo, la madre de la víctima podría declarar ahora con mayor libertad y despejar dudas sobre algunas versiones dadas en ese momento.

Por su parte la querella pidió inspeccionar nuevamente el lugar donde fueran encontrados los elementos de Flavia y la incorporación de diferentes testigos, al tiempo que pidió se garantice la seguridad a testigos que anteriormente se vieron intimidados para declarar libremente.

Garro y Escalante cuestionaron al comisario Seves, por introducir un testigo falso para inculpar a Luis Schiavo y cuestionaron las versiones policiales que señalaron que el Volkswagen Senda color bordó que usaba la Policía, del cual sospechan fuera usado para llevar a la joven en su cautiverio, estaba en la ciudad y no como señalaran que en esa fecha era patrulla de Villa Mantero.

Seguidamente las defensas, ejercidas por los doctores Rubán Lobatto, en el caso de Martín Coronel; Alejandrina Herrero, defensora de Alejandro Díaz; José Ostolada, representando a Oscar Ventos, Julio Figueroa y Miguel Scelzi; Marcos Rodriguez Allanede, defensor de Marcela Álvarez y el doctor Sebastián Blanc, representando a Juan José Martínez, solicitaron entre otras cosas la nulidad del juicio y cuestionó que el caso se politizara, cuando los Schiavo acudieron al entonces presidente Néstor Kirchner, llevando que el mandatario hablara directamente con el Produrador General de la Nación y le impartiera directivas al respecto. También solicitó la declaración en juicio de dos funcionarios policiales de apellidos Sánchez y Pérez, para aclarar sobre un testigo que ellos presentaron. Además plantearon vencimientos de plazos para incorporar testigos como lo solicitara la querella, salvo si el transcurrir del debate lo impusiera, reclamando que una persona no puede ser juzgada por el mismo delito dos veces, por lo que la nulidad era lo más acertado. A esto se sumó que destacaron que este largo proceso desde hace tantos años, causó perjuicios irreparables a los imputados y se dejaba planteada la reserva Federal sobre el juicio.

Por su parte la Fiscalía señaló que se está ante un caso muy grave como lo es un delito contra la vida, por lo que los plazos no corrieron.

Tras esta instancia, el Tribunal pasó a cuarto intermedio y luego de deliberar, se dispuso por unanimidad que el juicio se realice, no dando lugar al pedido de nulidad y se realice las declaraciones de Elida Coraza y Hernández, no dando lugar a los testigos solicitados por la querella.

Testimonios

Once testigos pasaron frente al Tribunal, muchos de los cuales no aportaron ningún dato de valor, otros que con sus relatos no cambiaron nada, pero hubo tres que fueron los más importantes, como el de Elida Corazza, madre de Flavia; el testigo arrepentido Fabián Hernández, en enes momento tenía solo 14 años y el de Jorge Ayala, hermano de una pareja del acusado Ventos.

Al ser preguntada sobre lo vivido en esa oportunidad, Elida Corazza comenzó a narrar lo que fue ese día y las horas subsiguientes, que de la incertidumbre, fue pasando lentamente a la desesperación. Contó cómo fueron buscando a su hija pensando que había sufrido un accidente, hasta que el sábado 12 la llamaron para avisarle que algo había pasado, encontrándose con la terrible novedad. Rompiendo en un llanto incontenible, la mujer dijo “No dejaron ni que viera a mi hija. Me la mostraron tapada con una sábana y solo vi de la cintura para abajo, el resto estaba destrozado. Todos tienen que saber lo que le hicieron a Flavia. Tienen que saber la verdad”.

Por otra parte, la madre de Flavia echó por tierra todos los dichos sobre la supuesta pelea de su ex esposo con su hijo, destacando que la relación siempre fue buena. También resaltó que se dijeron muchas cosas para confundir y desviar la investigación. “Flavia era una chica muy sociable y confiada. Siempre trataba de ayudar y trabajaba con un grupo de San Vicente. Tenía muchos amigos, agregó.

Al ser preguntada por el abogado Lobatto sobre la contratación de investigadores, la mujer dijo que estaba al tanto de esa actividad, negando conocer a un oficial de apellido Pérez, pero reconoció a Pava Sánchez, que estuvo en su casa.

El otro testimonio que llamó la atención fue el del joven Hernández. Que al momento del hecho era menor. El muchacho, hoy travesti, reconoció que vivió momentos muy duros en esa oportunidad. Su condición de gay lo tenía limitado y recriminado en la ciudad, lo que le costó mucho superar hasta que se fue y rehízo su vida la que hoy no quiere perder.

El joven dijo que en ese momento fue inducido y amenazado por su propio tío para decir todo lo que declaró. “Tengo miedo de todo y de todos. Yo jamás escuche a Flavia ni vi nada. Todo me lo dijo mi tío Luis Sánchez, a quien le dicen “Pava”. Todo eso me costó ganar enemigos. Yo no sabía lo que hacía. Empecé una vida nueva y quiero vivirla tranquila”, finalizó.

Por último, el testimonio de Jorge Ayala fue duro para con uno de los imputados. Es que se refirió a la relación de Oscar Nene Ventos, con su hermana Soledad Ayala, a la que trataba muy mal. El testigo dijo que su hermana fue la que le contó que Ventos había matado a Flavia y que él mismo se lo dijo, amenazándola de que si lo contaba a otros, ella ter4minaría igual. Ayala también contó que a raíz de esa denuncia que hizo su hermana, comenzaron las amenazas telefónicas, ataques a su casa con disparos de arma de fuego e intentos de incendio, terminando su relato señalando que el caso les llevó a tener miedo.

La Jornada terminó pasadas las 18.30, pasándose a cuarto intermedio hasta este martes a la 9, donde comenzarán a pasar otros testigos citados.


No hay comentarios: